Capanga

Auteur :  Mariano Perelman

 

En Buenos Aires durante varias décadas se utilizó el método de quema a cielo abierto o de disposición final de residuos a cielo abierto (Land fields) conocidos como Quemas. Existían allí jefes que mediante la fuerza que organizaban el espacio y los grupos.

Un artículo publicado en la revista Atlántida en 1965 dice:

Un asombrado observador puede divisar que ciertos cirujas demarcan cuidadosamente en zona de exploraciones mediante una improvisada asta, sobre la cual enarbolan un trapo viejo. La insignia es también símbolo de posesión territorial […]. En el mejor de los casos, la zona propia se obtiene mediante el uso directo de la fuerza […]. Un advenedizo se encontraría frente a un grupo erizado y amenazador. Y más vale que se mande a mudar a entablar pendencia. En La Quema las rencillas son cotidianas y constantes. Las peleas pocas veces se hacen a puñetazos […]. Los “caciques” los llevan como símbolos de autoridad y para amedrentar a quien intente “hacerse el vivo” (Petcoff, 1965: 24).

Los caciques también conocidos como capangas[1], eran entonces, jefes territoriales que tenían personas que trabajaban para ellos. Según los relatos de algunos cirujas: “había barras [grupos] que te llevaban de guapo [a la fuerza] si vos eras medio solo, o sea nadie que te respalde, venían dos o tres y te saqueaban la mercadería”. Para formar parte de las bandas, recuerdan dos viejos amigos de la época, “había que tomar vino” y “arrancar con ellos” o sea con las barras.

La mayoría de los que formaban parte de las bandas ranchaban[2]. Las noches eran los momentos cuando la mayor cantidad de violencia física era empleada. Por eso se les pagaba a los capangas por la protección con vino y con parte de lo recolectado. A la vez se formaban grupos de afinidad que les permitía poder moverse con tranquilidad por La Quema y compartir las oscuras y peligrosas noches. Según cuentan los cirujas, existían marcadas diferencias con la vida durante el día. Participar en los grupos posibilitaba mantener los espacios de trabajo; significaba poder establecer relaciones de intercambio y reciprocidad. A su vez, se ponían en juego construcciones relativas al prestigio y el honor.

Para ser capanga había que conocer los códigos de la Quema, y tener la capacidad de ser violento y usar la fuerza como forma de ganar el espacio y defenderlo.

Referencias bibliográficas y lecturas de apoyo

Perelman, Mariano (2015) “Viejos y nuevos cirujas. Construcciones temporales y espaciales en la Ciudad de Buenos Aires” en Cuadernos de Antropología Social 42: 125-141.

Perelman, Mariano 2010. “Memórias de la Quema. O cirujeo em Buenos Aires trinta anos depois” in Mana. Estudos de Antropologia Social N° 16 (2): 375-399.  ISSN: 0104-9313.

Perelman, Mariano  2008. “De la vida en la Quema al trabajo en las calles. El cirujeo en la ciudad de Buenos Aires” en Avá. Revista de Antropología Nº 12: 117-135.

[1] Como bien dice Carenzo, este termino era usado en el mundo rural del cono sur para designar a los capataces que trabajaban para el patrón.

[2] Ranchar proviene de Rancho, haciendo referencia a construcciones precarias. Sin embargo, la idea de ranchar implica –además de pernoctar en construcciones precarias- hacerlo con otras personas con las que se comparte una serie de actividades y moralidades.


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *