Clientes

Auteur : Mariano Perelman

 

Los recolectores denominan clientes a las personas que le guardan residuos. Con ellas logran un trato personal que garantiza recolectar mercancías y llegar a recibir otros “beneficios” como ropa, medicamentos, muebles y una gran variedad de otros elementos.

Muchos recolectores diferencian a vecinos de clientes. Mientras que con la primera categoría refieren a todos los sujetos que se encontraban en la zona de recolección, la segunda es reservada para ciertas personas: los vecinos que les guardan “mercadería”. Por lo general son porteros de departamentos, encargados y empleados de comercios, depósitos, fábricas; aunque también pueden ser propietarios o inquilinos de casas y departamentos. Para Saraví (1994: 156) “Entre los cirujas y sus clientes existe un pacto que nunca es muy explícito y siempre muy flexible”. Para Suárez (2001), la palabra nutre a la actitud de mendigar de un componente competitivo, “como quien sale a vender algo y recorre la ciudad, tal vez el producto sea la propia pobreza, escenificada”. A la vez, “Esta estrategia de generar clientes, es algo distinta de la tradicional estrategia de mendigar que se asocia con una actitud pasiva y humillante. Esta actitud trata de generar una red privada de asistencia” (Suárez: 2001, 80).

Sin embargo, creo que llamar clientes a quienes guardan mercadería remite a varios procesos. La categoría condensa una multiplicidad de relaciones de las cuales la que reconoce Suarez es una de ellas. En todo caso, puede decirse que de alguna manera el término responde a una relación de compra/ venta, en la cual el ciruja pasa y “compra” la basura al vecino. La palabra compra no implica que los recolectores paguen con dinero al cliente. Generalmente retribuyen de otras formas no monetarias. La forma en que se cancelan las deudas generadas se da a partir del dar, recibir y devolver tanto de elementos materiales como inmateriales. A modo de hipótesis quiero marcar dos posibilidades. Una, remite a que la categoría haga referencia al reconocimiento personal de ese otro que a priori sería un anónimo: si los vecinos aparecen en una primera instancia como desconocidos, la categoría cliente refiere a un reconocimiento diferencial que no tendría un componente económico.  En ciertos momentos –como plantea Sebastián Carenzo (2011)- esta relación puede ser más inestable. Así vecinos pueden devenir en clientes y clientes en vecinos de manera intermitente .

La otra hipótesis que planteo es la posibilidad de que la categoría cliente venga de más lejos, por lo menos de los tiempos de la Quema y que se haya generalizado con la masificación de la actividad. En la Quema los intermediaros llegaban a ésta para comprar la mercadería recolectada por los cirujas. Dentro de la Quema no había vecinos, ya que la basura esparcida por el terreno, pero si había clientes. Así eran llamadas las personas que le compraban la mercadería a los recolectores. Creo que la masificación de la categoría cliente, da cuenta de las continuidades que existen en la actividad y de la influencia que han tenido las prácticas instituidas de la actividad previas a la masificación con las políticas neoliberales, la crisis del 2001 y la devaluación de la moneda nacional. Al mismo tiempo refiere, posiblemente, a los modos en que se fueron incorporando durante los noventa los nuevos cartoneros que estuvo signada por las experiencias de los recolectores que ya venían desempeñando la tarea.

Si en los tiempos de La Quema existía una relación de compra y venta en términos económicos, en la actualidad, con las transformaciones en la estructuración de la actividad, el ser cliente ha adquirido nuevos sentidos que van más allá de una relación económica. De esta forma, creo que la categoría habla tanto de continuidades como de rupturas.

Hoy, la relación entre cliente y ciruja se basa en que el primero le guarda la basura al segundo, siempre que el ciruja se “comprometa” con pasar regularmente y comportarse correctamente. La forma de asegurar la relación se basa, entonces, en los comportamientos mutuos: el estar ahí regularmente, el comportarse correctamente por parte del ciruja y el guardar la mercadería y dar “beneficios adicionales” por parte del cliente. De esta manera, muchos cartoneros van confeccionando recorridos estables en función de los clientes que van adquiriendo. A la vez, para obtenerlos es necesario ser conocido y reconocido; y una de las formas de hacerlo es pasar regularmente.

Para seguir profundizando

Carenzo, Sebastían (2011) “Desfetichizar para producir valor, refetichizar para producir el colectivo: cultura material en una cooperativa de “cartoneros” del Gran Buenos Aires” en Horizontes Antropológicos Vol. 17, Nº 36: 15-42.

Perelman, Mariano (2011). “La estabilización en el cirujeo de la ciudad de Buenos Aires. Una aproximación desde la antropología” en Desarrollo económico. Revista de Ciencias Sociales. Vol. 51, N° 201: 35- 57.

Saraví, Gonzalo (1994) “Detrás de la basura: cirujas. Notas sobre el sector informal urbano”. En: Guillermo Quirós y Gonzalo Saraví La informalidad económica, ensayos de antropología urbana. Buenos Aires: CEAL. pp 101-195.

Suárez, Francisco(2001) Actores Sociales en la Gestión de Residuos Sólidos de los Municipios de Malvinas Argentinas y José C. Paz. Tesis de Maestría, Universidad de Buenos Aires.

 


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *