Ropa usada

Auteur: Efrén Sandoval Hernández

Estrictamente hablando, la ropa con la que estamos vestidos en este momento es ropa usada. Está usada. Pero en el sentido popular, comercial y académico, el término ropa usada (en francés vêtements usagés, en sudamérica “prenderías usadas”) se refiere a la ropa que por la vía de un donativo o de una venta, está destinada a ser reutilizada por una persona distinta a su propietario original (por eso en inglés se le llama, literalmente, second-hand clothes). En todos los casos, sea como donativo o como mercancía, la ropa usada refleja la posición desigual de proveedores y consumidores (o beneficiarios) en las sociedades locales y en el mundo.

En Francia a la ropa usada se le llama “fripe”, palabra que tiene su origen en el término latín “fibra” y que a su vez se refiere a un producto textil conformado por el cruzamiento de “filum” (hilo). Una fibra no es un textil que se usa para vestir, es más bien un pedazo de tela, como un trapo (“chiffon” en francés). He ahí el sentido de desecho, usado, sucio o arrugado que se otorga a la ropa al llamarla “fripe”.

La ropa usada que es principalmente donada por los usuarios de los países del norte para que a su vez algunas ONGs o intermediarios privados la donen o la vendan en los países del sur, pasa por un proceso de “valorización” (término propio de la industria del reciclaje) que consiste en seleccionar las prendas que pueden ser reutilizadas como tal, y clasificarlas de acuerdo a su tipo, calidad y usuario potencial (la peor calidad va a los países más pobres; la ropa para climas más cálidos debería ir a los países correspondientes –Brooks, 2015; Hansen, 2000). En la frontera de Texas con México, a ese proceso se le llama “clasear” (del español clasificar) y a quien realiza esa labor (mayoritariamente mujeres) se le llama “claseadora” (o “surtidora”, españolismo del inglés “to sorter” –Gauthier, 2009:76). Después de ser “valorizada”, la mayoría de la ropa usada, en cuanto que mercancía, es exportada, importada, contrabandeada y luego vendida principalmente de manera informal en muchos países del mundo (principalmente, aunque no exclusivamente, en el sur).

La ropa usada es llamada de muchas formas en los países en donde ésta se vende o es donada. Hay lugares en donde simplemente se le llama así, “ropa usada”, pero otros nombres tienen que ver con su origen, con su condición, con las acciones que fueron requeridas para obtenerla, con el proceso de trabajo implicado en su “valorización” o con el significado social que tiene su uso en la sociedad local. Ejemplos hay muchos. La antropóloga Karen T. Hansen hizo la primera etnografía sobre la ropa usada e hizo famoso el término salaula, que en idioma Bemba (de Zambia) significa hurgar. Salaula hace referencia a la habilidad de seleccionar las mejores prendas, sentido que se comprende mejor cuando se conoce la importancia de la ropa usada al interior de la sociedad zambiana. Salaula sería el sinónimo de “Kaunijka”, término del idioma Nyanja/Chewa con el que en Malawi se llama a la ropa usada. En cambio, en otros lugares a este tipo de ropa se le conoce por su origen. Así, en partes de Sudamérica, de Centroamérica y de México se le llama “ropa americana” por ser importada desde Estados Unidos (en Argentina se llaman “Ferias Americanas” los lugares en donde se vende ropa y objetos usados a la manera de las ventas de garaje tan famosas en Estados Unidos; no importando que los artículos en realidad no procedan de aquel país y sólo sean desechos de uso doméstico). En ciertas regiones de México, la procedencia de la ropa es también importante pero no en términos geográficos sino en términos de su condición: “ropa de paca” se refiere al hecho de haber estado “empacada” y de por tanto provenir de una paca en la que cruzó clandestinamente la frontera norte de México. El mismo nombre es dado en el este de África (usando el término mitumba que significa paca en Swahili). En Haití se le conoce como “pèpè”, término cuyo origen no es claro y que de acuerdo con Gauthier (2009) tendría que ver con las dos letras “p” con que hace décadas se marcaban las pacas de ropa importadas a través de Port-de-Paix, o con el grito de “Paix! Paix!” que exclamaban los predicadores para controlar a la turba que se abalanzaba sobre las pacas recién llegadas (En Haití a la ropa usada también se le llama ropa Kennedy, por ser John F. Kennedy el presidente norteamericano en una época en que fueron donados a la isla muchos cargamentos de ropa usada). En Mozambique es conocida como “ropa de la calamidad” pues se acostumbraron a recibirla mayoritariamente en el contexto de adversidades sociales o climatológicas; en Ghana se le dice “ropa del hombre blanco muerto”, en Tanzania “muerto en Europa” (died in Europe), y en Senegal “agítalo y véndelo” (shake and sell).

La diversidad de términos que utilizamos para referirnos a la ropa usada evidencian la dimensión global de este fenómeno.

 

Referencias

Brooks, Andrew, 2015, Clothing Poverty. The Hidden Worls of Fast Fashion and Second-hand Clothes, Zed Books, London.

Gauthier, Mélissa, 2009, “The Fayuca Hormiga of Used Clothing and the Fabric of the Mexico – U.S. Border”, tesis de doctorado en Filosofìa, Concordia University, Montreal, Quebec, Canadá.

Hansen, Karen T., 2000, Salaula. The World of Secondhand Clothing and Zambia, The University of Chicago Press, Chicago and London.

______ 2002, “Other People’s Clothes? The International Second-hand Clothing Trade and Dress Practices in Zambia”, Fashion Theory, 43, 245 – 274.

 


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *